Señales alentadoras en el sector de la construcción: tanto en Estados Unidos como en Europa, parece que la recuperación está más cerca de lo que pensamos.

Los propios datos lo dicen. Empecemos por Europa: según las estimaciones de Euroconstruct, el volumen de construcción en Europa debería haber disminuido un 7,8% en 2020, pero se espera una recuperación ya este año (+4,1%), así como en 2022 (+3,4%) y en 2023 (+2,4%).

Tras la pérdida registrada en 2020 en el sector residencial (-8,6%), el mercado se recuperará en 2021 con un aumento estimado del 4,7%.

En cualquier caso, los analistas afirman que para 2023, la producción total de la construcción en la zona Euroconstruct alcanzará los 1.733.000 millones de euros (1,73 billones de euros), superando los niveles previos a la crisis registrados en 2019 hasta en 28.000 millones de euros (+1,7%).

Estas estimaciones se han elaborado partiendo del supuesto de que la economía de la zona Euroconstruct crecerá un 4,9% en 2021, frente a un descenso sostenido del 8% en 2020.

El impacto de Covid en la construcción estadounidense

A pesar de que Estados Unidos registró un descenso del 3,5% del PIB a finales de 2020 debido a las restricciones de Covid, algunos sectores mantuvieron cierta estabilidad. Entre ellos, el sector de la construcción, que vio cómo la inversión total en construcción aumentó un 4,7% en 2020 respecto a 2019.

Se trata de un máximo histórico y confirma una tendencia al alza durante 9 años consecutivos.

La otra cara de la moneda, mirando al mercado residencial, se refiere a algunas cuestiones relacionadas con el aumento de los precios de los materiales de construcción y su menor disponibilidad debido a la pandemia. Estos dos elementos, combinados con la escasez de mano de obra, han provocado que el precio medio de la vivienda suba hasta un récord de 334.000 dólares en 2020.